Te amaré hasta que me vaya.

10 señales de una cultura empresarial jerárquica.

Resultado de imagen de lobo con piel de cordero

Si uno echa un vistazo a los post que muchos de nuestros colegas publican en Linkedin encontrarán frases y fotografías preciosas sobre liderazgo, evitar a los colegas tóxicos, no hacer caso a las críticas de los demás, la creatividad, las bondades del cambio, la zona de confort, persistir, emprender, no desfallecer, ser positivo… todo ello aderezado con citas de Coelho, Borges (pobrecito mío) y Steve Jobs q.e.p.d.

Sin duda, el postureo en nuestra sociedad trasciende al Instagram de los adolescentes y penetró hace tiempo en las publicaciones más profesionales y empresariales.

Cuando trabajo en proyectos de consultoría en empresas agradezco que los directivos sean sinceros, claros y conscientes de su cultura empresarial. No hay nada que haga más daño a una empresa y al nivel de implicación de sus profesionales que engañarse a sí mismos. Disfrazarse del profesor Keating. Vender algo que no somos.

Recientemente tuve una conversación muy amena con un directivo de una empresa próspera quien me comentaba su interés por llevar a cabo un gran proyecto de mejora de la marca de empleador de cara a sus trabajadores para motivarles.

Él ya conoce mis recelos a creer que podamos transformar el nivel de implicación de las personas, sin un largo periodo de transformación de la empresa.

Entendí que posiblemente por eso mismo me lo comentaba a mí. El caso es que en un arrebato de sinceridad y profesionalidad le devolví algunas observaciones sobre cómo funciona su empresa:

  • El acceso a planta directivos de su edificio principal está restringido a directivos.
  • Sus directores escriben emails desde sus casa a horas como las 11 de la noche o las o 4 de la madrugada.
  • Él afirma que la negociación debe estar basada fundamentalmente en coste/precio
  • Las personas que promocionan lo hacen por fidelidad y similitud a él
  • En cada proyecto intervienen un montón de personas y un mínimo de cuatro supervisores
  • Él aprueba facturas de 270 euros
  • Se desconfía sistemáticamente del proveedor y del partner
  • Los que se van son unos traidores, aunque no se vayan a la competencia
  • Los directivos y los propietarios son reticentes a compartir parte del capital social entre los empleados (stock options, etc.)
  • En los últimos 5 años se han marchado el 50% de sus mandos medios y otro 30% fueron despedidos

“Señálame” – le dije – “cinco de estos aspectos que estás dispuesto a cambiar.”

Mientras la empresa esté sana financieramente le amarán… hasta que se marchen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s