¿Qué debe incluir una sesión de formación de manejo de un PMS?

Una buena sesión de formación a las personas que utilizarán el sistema consiste en entrenarlos en su uso. Entrenamiento es una palabra que me gusta, porque denota actividad y practicidad. La formación sin embargo, como la palabra motivación y otros conceptos, ha sido frecuentemente pervertida o alejada de lo que necesita realmente una empresa.

Para que una persona utilice un PMS (y lo haga bien, que al fin y al cabo en su mano está el éxito de la aplicación del sistema) deberá (de más fácil a más difícil, según mi experiencia):

– Conocer cómo funciona técnicamente (sus procesos, sus criterios…) para poderlo aplicar

– Encontrar en la organización la información y recursos necesarios para aplicarlo

– No tener ningún miedo a aplicarlo y, más bien, si puede ser identificar los beneficios de hacerlo

Por lo tanto, a la hora de diseñar una sesión de entrenamiento en un PMS, aconsejo:

      • Parta de un caso factible de producirse en la empresa, por ejemplo que describa como ha trabajado un hipotético profesional de la empresa y deje que los asistentes lo valoren de acuerdo al PMS
      • Establezca muy claramente cuáles son los siguientes pasos a llevar a cabo dentro del proceso de valoración del desempeño de la empresa (provea guías, checklists, hojas de ruta…)
      • Realice simulaciones de entrevistas de gestión del desempeño y provoque que surjan situaciones complicadas a las que posiblemente las personas tengan que enfrentarse (por ejemplo el colaborador reivindicativo o el que pide más recursos para conseguir los objetivos…)

Y, como en todo, nunca está de más que sepan a quien recurrir si tienen cualquier duda.